ARTICULO PARA COLEGAS

Importancia del diagnóstico de infecciones por Chlamydia trachomatis.

Chlamydia trachomatis es unas de las bacterias más comunes productoras de infecciones transmitidas sexualmente. Aproximadamente el 85% a 90% de las infecciones por C. trachomatis en mujeres y en hombres son asintomáticas. Las infecciones asintomáticas pueden durar varios meses. A pesar de las ausencias de síntomas, al menos un tercio de las mujeres tienen signos locales de infección. Los dos signos mas comunes son descarga mucopuruenta del cervix e hipertrofia ectópica cervical.

Las manifestaciones clínicas en la mujer son: síndrome uretral, uretritis, bartolinitis, cervicitis, infecciones en el tracto genital superior (endometritis, enfermedad inflamatoria pélvica). Los síntomas dependen del sitio de infección. La infección en la uretra o en el tracto genital inferior puede causar disuria, descarga anormal de flujo vaginal o sangrado post coito, en cambio la infección en tracto genital superior (endometritis o salpiginitis) puede producir irregularidades de sangrado y malestar abdominal o pélvico.

En las mujeres las infecciones mal tratadas por C.trachomatis pueden provocar complicaciones reproductivas. C. trachomatis es un agente importante causal de enfermedad inflamatoria pélvica, con secuelas que incluyen infertilidad, embarazo ectópico y dolor inflamatorio pélvico crónico. Las infecciones por Chlamydia durante el embarazo estan asociadas con embarazo a pretermino, ruptura prematura de membrana, bajo peso al nacer, mortalidad neonatal, y endometritis post parto.

Las infecciones por Chlamydia en mujeres embarazadas pueden ser transmitidas al neonato durante el nacimiento en cualquier sitio anatómico. Aproximadamente el 50% de aquellos bebes con madres infectadas por Chlamydia tendrán conjuntivitis e infecciones nasofaringeas por lo que se sugiere solicitar C. trachomatis en hisopado conjuntival.

Los resultados de diversos estudios en poblaciones de mujeres embarazadas demuestran que las pacientes con Chlamydia positiva a las 24 semanas de gestación tienen mayor riesgo de presentar embarazos a pretermino a las 35 o 37 semanas de gestación.

En Hombres las manifestaciones clínicas más comunes son las uretritis. Los síntomas de la uretritis no gonocócica pueden desarrollarse en un periodo de 7 a 21 días y se presenta con disuria y descarga de suave a moderada clara blanquecina uretral. Otros síntomas en el hombre son epididimitis, prostatitis, proctocolitis y conjuntivitis. La infertilidad masculina, prostatitis crónica y estrechez uretral son posibles resultados de la infección.

El screenig para la infección por Chlamydia se sugiere en mujeres que presenten alguno de los siguientes factores de riesgo: ser sexualmente activas menor de 25 años, no poseer una pareja estable, tener otra enfermedad de base trasmitida sexualmente, el no uso de preservativos o presencia de ectopía cervical. Los criterios actuales recomiendan la realización de al menos un screening anual a todas las mujeres (pudiendo ser más frecuente en grupos de alto riesgo) y el diagnóstico en todas aquellas mujeres embarazadas.

El método de referencia para diagnóstico de infección es el cultivo celular de hisopado endocervical. Otros métodos para el diagnóstico se basan en la detección de anticuerpos o en la detección directa de antígenos de Chlamydia por métodos inmunocromatográficos, pero poseen menor sensibilidad y especificidad. Actualmente el diagnóstico se puede realizar mediante técnicas de biología molecular como la PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) siendo ésta comparable en sensibilidad y especificidad al cultivo celular. Los tipos de muestra donde se puede solicitar la búsqueda de Chlamydia son hisopado endocervical, hisopado uretral, primer chorro miccional, semen y secreción conjuntival.

Bibliografía

  • Genital Chlamydial Infections. Peipert, N Engl J Med 2003;349:2424-30.
  • The Preterm Prediction Study: Association of second-trimester genitourinary chlamydia infection with subsequent spontaneous preterm birth. Andrews et al. Am J Obstet Gynecol. 183 (3), 662
  • A review on infection with Chlamydia trachomatis K. Manavi, Best Practice & Research Clinical Obstetrics and Gynaecology Vol. 20 (6), 941
  • Intrauterine infection and preterm delivery. Goldenberg et al. N Engl J Med 2000;342 (20):1500

Dra. Griselda Lapenta
Dpto. de Microbiología.